La ruta del esclavo en Matanzas

La excursión La ruta del esclavo surgió con el objetivo primordial de mostrar al mundo el fenómeno de la Trata esclavista,
estudiar sus causas, modalidades de ejecución, desarrollo y consecuencias, así como valorar su impacto y propiciar la salvaguarda de algunos elementos que dan testimonios de huella africana en estas tierras.
La tarea de inventariar los exponentes que aún perduran en el tiempo, fue realizada por los Técnicos municipales de Monumentos, apoyados en una planilla de carácter nacional que propició cuantitativamente y cualitativamente obtener magnífica información histórica y arquitectónica de esos valores patrimoniales vinculados de una u otra forma al odiado flagelo de la esclavitud, enriqueciendo a su vez la Historia Local y Nacional.

Historia

El Proyecto de La Ruta del Esclavo nació como iniciativa de Haití y otros países africanos, con el nombre de la Ruta del Esclavo, surgió en 1994 un proyecto auspiciado por la UNESCO y la Organización Mundial del Turismo, que pretende coordinar y promover estudios sobre el fenómeno de la Trata de esclavos, que ha dejado profundas huellas materiales y espirituales en el pueblo de Cuba protagonista de aquellas migraciones y tratas negreras que en sus comienzos fue una fuerza de trabajo muy demandadas por los colonizadores que promovían este tráfico como si fueran bestias y no personas.
La incorporación de Cuba a este proyecto cuenta con el apoyo de prestigiosas instituciones como la Fundación Fernando Ortiz, la Comisión Cubana de la UNESCO y el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, siendo este último quien de dedicó a orientar a los especialistas de los Equipos Provinciales de Monumentos la inventarización de las evidencias materiales de inmuebles y sitios relacionados con el proceso esclavista en Cuba.
La exportación y compra de esclavos dominó las relaciones entre Europa y el África subsahariana entre el siglo XVI y la primera mitad del siglo XIX. Los esclavos no eran la única mercancía, pero sí la de mayor valor.
El comercio estuvo en manos de portugueses, genoveses, franceses, holandeses, daneses e ingleses, quienes a través de licencias, asientos, contratos o contrabando, introdujeron al Continente americano millones de africanos.
Cuba, por supuesto, no escapó a esta problemática. De hecho con la Trata negrera, los Colonizadores resolvieron mano de obra barata para impulsar la producción azucarera en el país durante casi cuatro siglos. Además, la isla fungió como una vía idónea para el Flujo de esclavos hacia otros países del Caribe y los Estados Unidos.
Arrancados de una manera brutal de sus tierras, hombres, mujeres y niños tuvieron que sobreponerse a los horrores del comercio de la carne y resistir la separación de su pueblo, lengua y costumbres. De ahí la necesidad de no silenciar los horrores de la esclavitud para que todos conozcan las implicaciones de un Holocausto que sacudió violentamente al orbe.
Finalidad del proyecto

La ignorancia o la ocultación de acontecimientos históricos importantes constituyen un obstáculo para el entendimiento mutuo, la reconciliación y la cooperación entre los pueblos. Por ello la UNESCO ha decidido romper el silencio sobre la Trata negrera y la Esclavitud que implicaron a todos los continentes y provocaron trastornos considerables que modelan en consecuencia nuestras sociedades modernas.
El proyecto La Ruta del Esclavo persigue tres objetivos:
• Contribuir a una mejor comprensión de sus causas y modalidades de
funcionamiento, así como de las problemáticas y consecuencias de la esclavitud en el mundo (África, Europa, América, Caribe, Océano Índico, Oriente Medio y Asia); evidenciar las Transformaciones globales y las interacciones culturales derivadas de esa historia.
• Contribuir a una cultura de paz propiciando la reflexión sobre el
Pluralismo cultural, el Diálogo intercultural y la construcción de nuevas identidades y ciudadanías.
• El proyecto desempeñó un papel importante en el reconocimiento de la
trata negrera y la esclavitud como Crimen contra la humanidad por las Naciones Unidas en 2001 durante la Conferencia Mundial contra el Racismo de Durban.

 

La Ruta del Esclavo y la UNESCO

En 1993, la Conferencia General de la UNESCO, a propuesta de Haití y los países africanos, aprobó la ejecución del Proyecto “La Ruta del Esclavo”. La idea comenzó oficialmente en 1994, en Ouidah (Benin) con el firme propósito de explicitar el fenómeno de la Trata de esclavos.
Con ello, la UNESCO, busca una oportunidad para profundizar en el diálogo que comenzó entre África y América de forma forzada hace quinientos años con la trata transatlántica y cuyas consecuencias es necesario esclarecer en la actualidad.
Cuba, en relación a las Antiguas colonias españolas, ha sido el país que ha prestado mayor interés por la concreción de este proyecto. “La Ruta del Esclavo” cuenta con el auspicio de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Organización Mundial del Turismo (UNWTO) y el apoyo de instituciones como la Fundación Fernando Ortíz, el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural y la Comisión Cubana de la UNESCO. Gracias al esfuerzo conjunto de todas las instituciones vinculadas al tema, se han identificado seiscientos treinta y dos sitios entre Ingenios, Cafetales, Cabildos, Palenques y Casas-templos.
Uno de los aspectos más significativos del proyecto, es el hecho de propiciar el Diálogo intercultural a través de la identificación de Sitios históricos y el rescate y conservación de la Memoria oral y escrita del pueblo africano en América. Además, subraya las consecuencias de la trata y de la esclavitud en las sociedades contemporáneas y las transformaciones y legados culturales generados por la tragedia. El sentido es contribuir a la comprensión mutua y la coexistencia pacífica entre los pueblos mediante la reflexión, el diálogo y el Pluralismo cultural.
La creación del Museo Nacional de La Ruta del Esclavo, en el Castillo de San Severino de la ciudad de Matanzas -100 kilómetros al este de la capital del país- en junio de 2009 marcó una pauta importantísima en la intención de varias naciones de poner término al silencio, rescatar la historia de la esclavitud africana y de esta manera ponerla a dialogar con la Modernidad.
Durante el acto inaugural, Olabiyi Babalola Joseph Yai, presidente del Consejo Ejecutivo de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) afirmó: “Debemos inventar una nueva Museología, con iNstrumentos epistemológicos y metodológicos inéditos. El nuevo museo puede ser un puente entre generaciones; y veo este museo como un lugar predilecto para la enseñanza de las Lenguas y la historia de África, paso esencial en la realización de una [[memoria viva]]”.
Por su parte Miguel Barnet, presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), afirmó que Cuba sin el negro no sería Cuba, teniendo en cuenta la contribución de las Culturas africanas en la conformación de nuestra nación.
El intelectual cubano resaltó además la necesidad de tomar conciencia plena sobre el significado de la trata esclavista. “Es también tener presente la profunda huella estampada por hombres y mujeres que, atados por gruesas cadenas, llegaron a nuestras costas, para nunca más regresar a sus tierras, a sus familias y a sus culturas”.

NosotrosCubaneamos propone esta nueva excursión que es sin duda una parte importante de la historia de Cuba.

Precios:

140 CUC el transporte.

15.00 CUC por persona en caso de que quieran guía incluido.

Nota: En el caso de aquellas personas que soliciten un guía para el idioma inglés se les adicionará 5 cuc por persona

Horarios:

La excursión comienza a las 8:00 am y se regresa a las 5:00pm.